«En un mundo adicto a la velocidad, la lentitud es un superpoder» – Carl Honoré

El aburrimiento es un trampolín hacia la creatividad y es precisamente en esos momentos no estructurados, sin reloj, sin agenda, sin otras distracciones es cuando miramos hacia adentro y empezamos a pensar de manera diferente.